Empresas que están revolucionando la manera de viajar

Empresas que están revolucionando la manera de viajar

Una vida con jets privados y aeropuertos sin necesidad de hacer cola suena como un lujo disponible únicamente para una elite. Sin embargo, a cambio de un monto relativamente moderado por suscripción es posible acceder a este club de los jets privados.

Los vuelos privados tradicionalmente han requerido el gasto enorme de comprar un avión o contratar un vuelo completo. Aunque compañías de propiedad compartida como NetJets fueron pioneras de la idea de ahorrar dinero compartiendo aviones, una camada de nuevas firmas está abriendo la experiencia a una franja aún más amplia de viajeros.

Una de las más prometedoras es JetSmarter(EEUU), fundada hace tres años por SergeyPetrossov y respaldada por el rapero Jay Z y la familia real saudita. La compañía aprovecha el inventario desperdiciado de la aviación privada: los aviones permanecen ociosos entre chárteres o vuelvan vacíos luego de trasladar pasajeros. Petrossov razonó que si podía agregar demanda a lo largo de ciertas rutas -y lograr que la gente comparta vuelos- podría reducir el costo a un punto que le permitiera atraer pasajeros experimentados en vuelos privados y viajeros dispuestos a graduarse de las aerolíneas comerciales. “La gente que vuela en chárteres paga mucho de más”, dice.

Las tácticas de JetSmarter recuerdan a las que están sacudiendo otros sectores. En vez de poseer y administrar su propia flota de aviones, la compañía creó un sistema sofisticado para acceder a los cronogramas de operadores de jets privados y usa GPS para seguir la oferta disponible de aviones. Su app permite a los suscriptores reservar asiento fácilmente, mientras que se alientan las reservas con notificaciones, promoviendo la demanda. “Proactivamente presionamos a los miembros según sus intereses y ubicaciones frecuentes, diciendo: «Oiga, debería tomar este vuelo»” dice Petrossov.

Otras compañías se han introducido en la aviación privada con estrategias similares, aunque con resultados desiguales. Rise ofrece vuelos ilimitados dentro de Texas por US$ 1850 al mes. Surf Air ofrece un servicio de todo lo que pueda volar en California a partir de US$ 1950. JetSuiteX vende pasajes en servicios de jet privado entre San Francisco, Los Ángeles, Las Vegas y otras ciudades norteamericanas a partir de 109 dólares, ida sola. Menos éxito tuvo BlackJet, un servicio de chárter de lujo que intentó replicar el modelo Uber en jets y cerró hace unos meses. Sin embargo, Petrossov cree que la marca sofisticada de viajes que está desarrollando seguirá atrayendo nuevos clientes, reduciendo aún más los precios. En este momento considera que su servicio “está ensanchando el mercado del 0,1% al 1%”.

Equipajes inteligentes

La industria del equipaje que mueve más de US$ 30.000 millones anuales -y que no ha progresado demasiado desde que agregaron las ruedas a las valijas hace unos 45 años- está dando un salto adelante, gracias a una camada de compañías de “equipaje inteligente” directo al consumidor.

La más interesante es Raden, que ofrece dos modelos de valijas duras (en tamaños para llevar a bordo y para despachar, a partir de US$ 295). Las valijas monocromáticas chic vienen con una balanza (para evitar que le cobren de más al pasajero por el peso), una batería modular con dos puertos USB y tecnología Bluetooth que permite a los viajeros rastrear su equipaje.

Los cambios también están llegando a los servicios de alquiler de autos. Entre los socios que la automotriz Ford anunció en enero que participan de su nueva app de movilidad FordPass está la nueva firma Flightcar. El servicio permite a los viajeros que están ante la perspectiva de estacionar por largos períodos en una docena de aeropuertos locales, la alternativa de alquilar su vehículo a visitantes durante el tiempo que no lo usen.

Aunque los propietarios de los vehículos reciben un ingreso mínimo por la transacción, se benefician por el ahorro en el gasto de estacionamiento y el lavado completo gratuito que provee Flightcar.
Los visitantes a su vez se benefician porque a diferencia de los mostradores de las compañías de alquiler de autos atestados de gente, los locales de Flightcar son modernos y se centran en la hospitalidad.

Las propuestas más innovadoras a la hora de viajar no tienen el éxito asegurado. Todavía están muy ligadas a las formas tradicionales, aunque esta nota pretende ser  un recorrido por las últimas tendencias del sector y responder a los interrogantes de hacia dónde vamos y hasta  dónde podemos llegar.

Fuente: La Nación