¿Sabe cuál es la mejor ciudad del mundo para visitar y residir?

¿Sabe cuál es la mejor ciudad del mundo para visitar y residir?

Melbourne, buena para vivir y también para visitar. La llamada The Queen City fue designada por cuarto año consecutivo como la mejor ciudad del mundo para residir. Para los que llegan de paseo, casas victorianas, perfil europeo y koalas en primer plano.

Vista desde Sydney, Melbourne es la cara victoriana del país. No tiene imagen de playas, no tiene edificios de fama mundial, no tiene ese papel de casi capital que suele concedérsele generalmente a Sydney, pasando por alto la existencia de Canberra. Sin embargo, desde hace cuatro años Melbourne encabeza la lista de las ciudades donde mejor se vive y no sólo en Australia, sino a nivel mundial. En la misma lista Sydney no está mal tampoco: llega en séptimo lugar, detrás de Calgary, Adelaida (otra australiana), Toronto, Vancouver y Viena, la única ciudad fuera de Australia y Canadá que logró colarse en los primeros puestos de la lista realizada anualmente por The Economist.

Melbourne, más allá de su ubicación en el sudeste de Australia, y del Gran Premio anual de Fórmula Uno, en general se la conoce menos que a Sydney. Por eso suele causar sorpresa la primera vista de sus rascacielos, de los edificios victorianos detenidos en el tiempo entre torres de vidrio y aluminio, y sobre todo su nivel de servicios envidiable hasta para las grandes capitales del mundo.

En verdad, Melbourne es capital también, la del estado de Victoria, el más europeo de Australia: y no tanto por su población, sino por sus paisajes, principalmente compuestos de colinas y montañas verdes cubiertas de bosques. Es muy distinta del resto de Australia, asociada por lo general con barreras coralinas y desiertos rojizos que se extienden hasta donde llega la vista.

Melbourne fue también la capital del país hasta que cedió ese papel a Canberra. Lo que no cedió fue su papel de capital financiera, lo que explica la profusión de torres corporativas que se miran en las aguas del río Yarra, cuyas riberas fueron recientemente remodeladas para convertirlas en zonas residenciales y comerciales. También son el mejor lugar para ver el show de fuegos artificiales que organiza la ciudad en esta nueva zona, cada viernes de invierno durante julio y agosto.

Melbourne es asimismo una ventana hacia la Polinesia y las naciones del Pacífico durante el Moomba Festival, que se realiza a mediados de marzo, en fechas cercanas al Gran Premio de Fórmula Uno. Moomba es una palabra aborigen que se podría traducir como tengamos diversión todos juntos. Hay música, desfiles (entre otros de bandas coloniales, para no olvidar el aspecto británico de la ciudad) y sobre todo una multitud de stands de comunidades y naciones desde Papúa hasta las islas Salomon, sin olvidar a los maoríes de Nueva Zelanda o los kanaks de Nueva Caledonia. Cada uno propone comidas típicas, conciertos, bailes y encuentros culturales en construcciones que recuerdan casas tradicionales. Durante los días del Moomba, Melbourne ofrece un viaje exprés por todo el Pacífico y un encuentro con culturas muy inhabituales para quienes vivimos en América latina.