¿POR QUÉ VIAJAR TE HACE MÁS INTELIGENTE?

¿POR QUÉ VIAJAR TE HACE MÁS INTELIGENTE?

La sensación de sentirnos más inteligentes tiene mucho de real. Tal es que existen múltiples estudios que así lo corroboran. Te contamos algunas opiniones de especialistas:

 

“Al realizar cualquier nueva acción, incluido el estudio de cualquier materia, o estar de viaje en otros contextos distintos a los que normalmente se desenvuelve la persona, el cerebro crea nuevas conexiones. Cuantas más conexiones tenga una persona, más herramientas tendrá para la adaptación a nuevas experiencias e incluso para saber responder, en menor tiempo, a problemas que se le planteen a lo largo de su vida”, explica el Dr. Fernando Miralles, Profesor de Psicología en la Universidad CEU San Pablo.

Esta misma teoría la defiende el psicólogo Jaime Burque, que nos cuenta lo siguiente: “Cuando viajamos, nuestro cerebro sale de su “zona de confort cognitiva” y tiene que enfrentarse a escenarios diferentes: nuevos estímulos, cambios y problemas inesperados, sensaciones nuevas… Un cambio total en las rutinas de nuestra mente, que provoca, a su vez, que nuestros niveles de atención, solución de problemas, imaginación o incluso habilidades interpersonales aumenten de manera significativa”.

¿QUÉ DICEN LAS INVESTIGACIONES?

“La experiencia de otra cultura dota al viajero con una valiosa apertura de mente, haciendo más fácil para el mismo darse cuenta de que una misma cosa puede tener más de un significado” Kellogg School of Management, de Illinois

“Las personas que más experimentan otras culturas son más capaces de generar ideas creativas y de establecer enlaces más inesperados entre conceptos.” Singapore Management University,

¿POR QUÉ VIAJAR AFECTA POSITIVAMENTE A LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS?

Burque lo explica así: “Cuando nos vamos de viaje, aumenta lo que se llama la “flexibilidad cognitiva”, es decir, el cerebro debe moldearse de manera eficaz a los cambios que se producen a su alrededor, lo que a su vez mejora nuestra capacidad de atención, receptividad, imaginación y creatividad. Además, el hecho de estar en contacto con otro ambientes, personas o culturas diferentes aumenta también nuestra mente abierta y tolerancia ante nuevas situaciones. ¿Consecuencia final de todo lo anterior? Que nuestra capacidad para resolver problemas aumenta de manera significativa”.